Las siete "mentiras" del éxito.
Comentario del capítulo del libro Poder sin límites de Anthony Robbins

Este es el título del capítulo 5 del libro Poder sin Límites de Anthony Robbins, se trata las siete creencias que comparten las personas sobresalientes que ha estudiado este autor.

Las llama mentiras para recordarnos que son creencias; es decir, no son hechos comprobados sino actitudes que funcionan porque nos permiten usar a fondo nuestros recursos y producir grandes resultados.

Creencia número 1: Todo ocurre por su motivo y razón, y todo puede servirnos

Como dice el refrán popular: No hay mal que por bien no venga. Los triunfadores tienen la habilidad para encontrar en cualquier situación los resultados que se pueden obtener de ella.

Creen que todo ocurre por alguna razón y que ello les puede servir; toda adversidad encierra un beneficio equivalente o aún mayor.

El mejor ejemplo de esta creencia lo tenemos en Simón Bolívar, quien después de cada situación adversa, como la pérdida de la primera y segunda república, analizaba las causas y cambiaba lo que debía cambiar para obtener su objetivo: la independencia.

Creencia número 2: No hay fracasos. Sólo hay resultados

De todo fracaso obtenemos un precioso beneficio: Experiencia.

En el capítulo menciona la historia de Tomas Alva Edison, científico que tras numerosos intentos descubrió el invento más importante del siglo: la bombilla eléctrica.

Después uno sus intentos sus colaboradores le preguntaron su opinión sobre este fracaso. Él respondió: No he fracasado, sólo descubrí otra manera de no inventar la bombilla eléctrica.

Creencia número 3: Asumir la responsabilidad, pase lo que pase

Esta es una característica que poseen los triunfadores, y que les falta a los perdedores. Mientras que el triunfador dice: Es mi culpa, tomaré las medidas para que esto no se repita, el perdedor dice: fue el destino, o fueron mis colaboradores, o la sociedad.

Robbins dice que esta fue la característica que hizo a John F. Kennedy un líder, cuando después de la crisis de Bahía de Cochinos, la fracasada invasión a Cuba, asumió la responsabilidad por lo sucedido.

Yo añadiría que esto también fue los que salvó a Bill Clinton en la crisis que casi le hace perder el poder: asumir la responsabilidad de sus actos.

Creencia número 4: No es necesario entender de todo para servirse de todo

Los triunfadores tienen otra creencia importante, no es necesario el conocimiento teórico profundo para aprovechar las cosas, y esto se trata de ahorrar tiempo.

Para dar un ejemplo práctico, no necesitamos conocer el funcionamiento de un vehículo para utilizarlo, ni el funcionamiento de un computador para servirnos de el.

Creencia número 5. Nuestros mayores recursos son los recursos humanos

Los individuos y las instituciones excelentes casi siempre tienen un tremendo respeto y aprecio por las personas.

Como ejemplo vemos las compañías japonesas, en las cuales el respeto con el cual es tratado el obrero y el espíritu de grupo les hace dar lo mejor de ellos mismos.

Creencia número 6. El trabajo es un juego

Nadie tiene éxito haciendo algo que no le gusta, los triunfadores sienten una enorme pasión por lo que hacen. Como dijo Mark Twain:

"El secreto del éxito está en convertir la vocación en vacación".

Creencia número 7. No hay éxito duradero sin una entrega personal

Los triunfadores no siempre son los más hábiles, ni los más fuertes, ni los más inteligentes, los triunfadores siempre son los más perseverantes. Como dijo la bailarina rusa Anna Pavlova:

"Perseguir una meta, sin descanso, ese es el secreto del éxito".

Contáctenos
Policlínica Méndez Gimón Consultorio 38 piso 3. Avenida Andrés Bello, Urbanización La Florida, Caracas, Venezuela.
E-mail: juancalbornoz@hotmail.com
mapa
facebook
Página de Preguntas y
Respuestas en Facebook
twitter
Seguir a @traumatologo
Contenido de Las siete
mentiras del éxito

Creencia número 1: Todo ocurre por su motivo y razón, y todo puede servirnos

Creencia número 2: No hay fracasos. Sólo hay resultados

Creencia número 3: Asumir la responsabilidad, pase lo que pase

Creencia número 4: No es necesario entender de todo para servirse de todo

Creencia número 5. Nuestros mayores recursos son los recursos humanos

Creencia número 6. El trabajo es un juego

Creencia número 7. No hay éxito duradero sin una entrega personal